Entrevista a Pablo Montesdeoca, diseñador gráfico

Pablo Montesdeoca

El 18 de octubre de 2013 celebraremos nuestro segundo The Recrea Sessions. De nuevo, hemos superado nuestras expectativas y hemos tenido que colgar el cartel de “completo” hasta en dos ocasiones.

Trabajo a diario junto a Pablo y, aunque suene a tópico, sólo puedo tener buenas palabras sobre su trabajo. Pablo es de las pocas personas que conozco con un profundo conocimiento sobre el valor comunicativo del diseño gráfico. Estar a su lado cuando está en pleno proceso creativo y poder ver la cantidad de detalles y matices que es capaz de manejar es alucinante.

En esta ocasión, nuestro invitado nos hablará sobre tipografía en su charla titulada: “Buenos y malos tipos. Cuál es la mejor letra para tu proyecto”. Conócelo un poco más en la siguiente entrevista.

Sobre Pablo Montesdeoca, diseñador gráfico

Pablo Montesdeoca se dedica profesionalmente al diseño gráfico desde hace 10 años. En ese tiempo ha pasado por una imprenta, por la ilustración, la maquetación de libros y revistas, la animación, el modelado 3D, el diseño de logotipos, identidades corporativas, señalética y el diseño de interfaces de usuario.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del diseño gráfico?

Buf, imposible recordar cómo empecé en esto. El primer diseño por el que me pagaron fue el de una página web que ahora me resulta completamente vergonzoso pero mi interés por el diseño gráfico era muy anterior. Supongo que es una inquietud que todos tenemos desde que agarramos nuestro primer lápiz y nos ponemos a garabatear primero, a escribir después y a decidir cómo componemos una página más adelante. Después mantuve siempre el interés, estudiar Diseño Industrial me ayudó a tener una base teórica y la suerte me permitió dedicarme a esto profesionalmente.

De todos los libros que más han influenciado en tu carrera, ¿cuáles nos recomendarías?

Creo que es muy estimulante leer la recopilación de textos de Otl AicherEl mundo como proyecto“. Recoge su idea del diseño como propuesta para el cambio frente a la visión demasiado extendida de que el diseño es un añadido estético que sólo sirve para aumentar el precio de las cosas. Sobre tipografía en concreto hay ensayos de Adrian Frutiger o de Eric Gill tan entretenidos que te los puedes leer en la playa (los puedes esconder detrás de una revista Hola si te da miedo que tus vecinos de toalla te miren mal). Y si quieres un manual sobre qué hacer y qué no hacer con las letras busca “Veintidós consejos sobre tipografía (que algunos diseñadores jamás revelarán) y veintidós cosas que nunca debes hacer con las letras (que algunos tipógrafos nunca te dirán)” del diseñador y divulgador Enric Jardí.

Cuéntanos algo acerca de los proyectos de los que te sientes más orgulloso

Los trabajos que he hecho que más me gusta volver a ver son aquellos en lo que recuerdo haber aprendido algo. Por ejemplo en el proceso de diseño del identificador gráfico de la Asesoría Monzón y González los clientes rechazaron la primera propuesta que les hicimos porque les parecía demasiado clásica. Habíamos utilizado nuestros conocimientos técnicos para dar una respuesta correcta basándonos en nuestra idea sobre el aspecto que una asesoría fiscal y laboral debía tener, pero nos habíamos olvidado de reflejar la identidad del cliente en el diseño, de darle a la imagen el carácter que a ellos les hace diferentes. El proceso de búsqueda de esa identidad única fue lo hizo el proyecto realmente interesante para mí.

¿Por qué una charla sobre tipos de letra? ¿Qué tienen de especial?

El ser humano lleva más de seis mil años buscando la mejor forma de transmitir y conservar información y conocimiento. La tipografía es, de momento, una de las que ha resultado más eficaz y la forma de las letras es, lejos de ser caprichosa, el resultado de esos siglos de búsqueda. Utilizar el tipo de letra que mejor transmita el mensaje que el emisor quiere transmitir en sus textos es fundamental para que la comunicación sea completa, cómoda y satisfactoria y, por tanto, es un elemento crucial de la comunicación gráfica.

Entrevista a Carlos Úbeda: diseñador de interacción

Carlos Úbeda

El próximo 14 de junio de 2013 celebraremos el primer The Recrea Sessions. Estamos muy emocionados, todos los detalles están listos y el aforo completo.

Tuve la suerte de conocer a Carlos Úbeda hace algunos años, cuando trabajábamos juntos en Madrid. En más de una conversación surgió la idea, más en broma que en serio, de que teníamos que hacer un encuentro en Canarias. Así que me hace especial ilusión el poder inaugurar esta serie de eventos con Carlos.

Espero que la siguiente breve entrevista te ayude a conocer un poco mejor a nuestro invitado, que nos hablará de “El proceso de diseño en Designit” (o, como título alternativo: “Cómo nos enfrentamos a proyectos cada vez más raros”).

Sobre Carlos Úbeda, diseñador de interacción

Carlos Úbeda se dedica al diseño de interacción desde hace unos 9 años aunque, ya desde la universidad, le preocupaba la falta de cuidado que se le daba a las inferfaces en aquello que llamaban ingeniería del software. Debido a eso, enfocó su carrera laboral hacia la necesidad que, a su juicio, precisaban las aplicaciones informáticas en general -y web en particular- de soluciones de diseño.

Desde entonces, ha trabajado en intentar definir y diseñar interacciones cuidadosas, fluidas y evidentes para estas aplicaciones y, desde hace 3 años, trabaja en Designit -la mayor consultora de diseño estratégico de Europa- donde ayuda a empresas y organizaciones a crear nuevos productos y servicios.

¿Cómo comenzaste en el campo del diseño de interacción?

Llegué al diseño de interacción desde el desarrollo web, tras estudiar ingeniería informática. Me daba la sensación de que, si Internet hacía que una aplicación informática se convirtiera en un electrodoméstico más, el diseño de la interfaz de estos entornos debía plantearse de otra manera (o -simplemente- plantearse, sin más). Empecé a interesarme por el tema y César Astudillo (a quien ya hemos mencionado en este blog) me permitió comprobarlo por mí mismo permitiendo incorporarme al equipo de diseño de interacción que estaba montando por entonces en una empresa consultora.

Si tuvieras que quedarte con un libro de referencia, ¿cuál nos recomendarías y por qué?

Repasando mi lista de libros profesionales leídos me parece interesante resaltar, por ser la base de todo, el “Principios Universales de Diseño” de Lidwell, Holden y Butler. Un libro muy bonito donde se explican conceptos que utilizamos todos los días, muchas veces “de oído”. En ese sentido, no está muy lejos de lo que hace Scott McCloud en sus deliciosas reflexiones sobre la naturaleza del cómic (“Entender el cómic” es el primero) donde me ha parecido aprender mucho más sobre diseño y comunicación visual que en otros muchos libros más centrados en el sector.

Cuéntanos algo sobre algún proyecto del que te sientas especialmente orgulloso o del que más hayas aprendido

A veces te enorgullece el impacto que algo en lo que has colaborado puede tener en la sociedad (caso de los cajeros automáticos de Bankia o las interfaces originales de Tuenti o El Armario de la Tele) pero también el sentirte capaz de solucionar problemas cada vez más estratégicos y con más impacto en el negocio. Por ejemplo, en el último proyecto en el que he participado para Telefónica, el reto no era diseñar la experiencia de usuario en una interfaz web (que también) sino, por encima de eso, definir cómo se debía prestar un nuevo servicio, diseñar el servicio en sí mismo.

A pesar de eso, espero, y me temo que no soy el único, que ese proyecto con el que sentirte realmente satisfecho sea el siguiente.

Presentando The Recrea Sessions

Siempre me ha gustado rodearme de gente interesante de la que poder aprender y con la que compartir conocimientos. De gente que te aporta su pasión, su experiencia, su frescura a la hora de plantear soluciones o que, simplemente, te ofrece diferentes puntos de vista que, de otra forma, nunca habrías valorado.

Lo de “cuánto más aprendes, más cuenta te das de lo poco que sabes” casi se ha convertido en una máxima en mi vida profesional.

Siguiendo ese espíritu de intercambio y aprendizaje, para mi fortuna, he logrado reunirme con gente que me ha facilitado esta labor a lo largo de estos años. Al respecto, organizar Cadius en Las Palmas de Gran Canaria durante cinco años fue una actividad intensa, pero muy satisfactoria. Nuestra iniciativa de los AlmuerzOxx, gracias a los compañeros de la desaparecida Oxxigeno Networks, me permitieron conocer y reencontrarme con algunos de los “grandes” de la Experiencia de Usuario en España.

Ahora, lo volveremos a intentar desde nuestro particular aislamiento insular con The Recrea Sessions [en], poniendo el mismo (o más) esfuerzo y cariño que en las ocasiones pasadas y, de nuevo, esperando compartir grandes momentos con los mejores profesionales de Internet.

Si tienes la oportunidad, aprovéchalo y no te lo pierdas.